Nota completa...

Por: Internet 

Crónica de unas pruebas físicas...

A las 7:50 de la mañana llegó el árbitro internacional Marco Antonio Rodríguez al estacionamiento del campo de prácticas Roberto "Tapatío" Méndez de Ciudad Universitaria.

Saludó a los reporteros que en esos momentos esperaban su arribo, pero en ningún momento detuvo su apresurado paso rumbo a la puerta principal del pequeño estadio. Ya dentro del inmueble saludó a sus colegas de profesión.

En la pista de tartán ya calentaban algunos árbitros de divisiones menores que también presentarían pruebas físicas este día, mientras el polémico silbante saboreaba un vaso con té de manzanilla caliente. Después, se dirigió al vestidor para cambiarse la ropa y presentar, por segunda ocasión en menos de una semana, la prueba física que había reprobado el pasado martes.

Salió del vestidor y de inmediato se dirigió a la mesa de masaje donde fue atendido para posteriormente acercarse a otro grupo de jóvenes árbitros que ya recibían instrucciones. 

Por cierto a las 8:20 horas llegó Mauricio Morales, instructor de la Comisión de Árbitros, para certificar si Marco pasaba o no la prueba física.

Cerca de las nueve de la mañana, el "Chiquicards" se acercó a uno de los miembros de la Comisión para condicionar el inicio de sus pruebas hasta que no salieran de las instalaciones el grupo de reporteros que cubrían el evento.

Entonces, algunos elementos de vigilancia de la UNAM solicitaron amablemente que todos los periodistas se retiraran y fueron trasladardos atrás de las rejas para presenciar el recorrido del árbitro dos veces mundialista.

La prueba, llamada intermitente, fue modificada en esta ocasión y solamente les exigieron dar 13 vueltas al circuito, en lugar de las 15 que anteriormente les habían exigido a los árbitros mexicanos. Deberían correr 150 metros de recorrido con un tiempo establecido, por otros 50 metros de trote-caminata, hasta completar las vueltas requeridas, en total el "Chiqui" y sus compañeros realizaron un desplazamiento de 5.2 kilómetros.

Ya en las últimas 4 vueltas se le veía sumamente sofocado, jalando constantemente aire por la boca, incluso en algunas zonas se retrasaba, pero José Luis Camargo lo acompañó de cerca y le motivaba para obligarlo a dar el tiempo necesario, so pena de volver a reprobarlas. 
A las 9:45 horas el árbitro bi-mundialista concluyó su prueba y de inmediato le informaron que por fin la había pasado exitosamente.

Minutos después salió por otra puerta para evitar el contacto con los reporteros quienes en ese momento habían decidido esperarlo fuera de su automóvil para recoger algunos comentarios pero Marco Antonio mandó a un enviado de la Federación Mexicana de Futbol para informarles que el “Chiqui” no daría declaraciones.

Finalmente Marco Antonio declaró antes de subir a su camioneta blanca: "Disculpen pero no podemos hacer ningún tipo de declaraciones, la FIFA no nos lo permite, pero les agradezco que hayan venido, Dios los bendiga a todos...". Ya arriba prendió el radio, bajó el vidrio y realizó un último y breve comentario: "No los vaya a golpear, que Dios los bendiga. Gracias por venir, cuídense mucho, fue un placer, hasta luego"...

Así concluyó el segundo incidente más grave de la Comisión de Árbitros en este incipiente torneo, el primero fue el reclamo general porque 7 de 9 partidos fueron mal dirigidos por los árbitros mexicanos, ya veremos que hacen para mejorar este mal inicio de torneo...