EN LA LINEA...

Por: Ernesto Martínez Ponce 

SERGIO LIRA, EL JAIBO MAYOR, PROFETA EN SU TIERRA

Un 24 de agosto de 1957 en su querida Tamiahua, Veracruz, nació uno de los cinco goleadores en la historia del balompié azteca: Sergio Lira Gallardo, quien llegara una tarde al estadio “Tamaulipas” buscando una oportunidad de entrenar y probar fortuna en el fútbol de paga, colgando los “tacos” al hombro,observado por José Antonio Roca a quien le recomendaron ampliamente al joven de tez morena, delgado, de amplia cabellera, cuyas ilusiones y sueños quizás eran más limitados de lo que en realidad habría de conquistar.

1978 es el año futbolístico en que nació enfundado en la camiseta celeste de la Jaiba Brava, lo hizo como sólo él sabía responder a la confianza del “Míster” Roca marcando goles y llamando la atención de varios equipos, quienes fijaron su mirada en la naciente carrera de Sergio Lira.

La afición comenzó a apapacharlo, debido a su edad le gritaban “Chamaco” Lira situación que el nacido en Tamiahua, Veracruz aceptaba con sencillez; en 1981 los “Potros de Hierro” del Atlante contratan los servicios del delantero, juega con ellos dos torneos, en los cuales no le fue como esperaba, pasando al equipo de los “Halcones” de Oaxtepec con quienes retoma su espíritu goleador marcando 20 anotaciones y siendo dirigido por el “debutante” como técnico Ricardo Antonio Lavolpe.

La década de los ochentas marca la vida futbolística de Sergio Lira, quien al retornar al Tampico-Madero en 1984 comienza su camino al éxito, sus botines contenían enorme cantidad de “dinamita” que explotaban en las redes de las porterías rivales; las marcas encimosas sobre el tamiahuero no se hicieron esperar, los medios de comunicación nacionales ya hablaban de él; sus goles eran infaltables en el programa dominical “Acción” de Televisa.

El orgullo de Tamiahua, a base de esfuerzo así como entrega a la camiseta de la “Jaiba Brava” conquista el título de goleo individual en los torneos Prode 85 y México 86 bajo la dirección técnica de Carlos Reinoso, con quien el Tampico-Madero jugó dos finales perdiendo ambas, debiendo conformarse con el subcampeonato ante América y Monterrey respectivamente.

A pesar del trago amargo que dio el caer en ambas finales, Sergio Lira no perdió el olfato goleador y es en la temporada 1988-89 cuando una vez más conquista el liderato de goleo individual del balompié mexicano; al desaparecer la franquicia de la “Jaiba Brava” tras el quinazo el oriundo de Tamiahua se enrola con los “Tigres” de la UANL en 1990 jugando dos temporadas para culminar su paso en Primera División con el Puebla en 1996.

Es imposible dejar de mencionar que gracias a sus goles el Tampico-Madero conquista el último ascenso a Primera de Segunda división el 16 de abril de 1994, Sergio Lira abrió el marcador, siguió “Panchillo” Fernández, el panameño René Mendieta cerró la cuenta con los que la Jaiba Brava derrotaba al Irapuato y ascendía al máximo circuito.

El pasado domingo 27 de marzo del año en curso, ha quedado marcado en la historia deportiva del estado de Veracruz, tal como sentenciara la poetisa tampiqueña Ana María Rabatte: “En Vida Hermano, En Vida” Sergio Lira Gallardo fue objeto de un reconocimiento del gobierno del estado y el ayuntamiento de su natal Tamiahua, Veracruz al ser inaugurada la Unidad Deportiva así como el campo de fútbol de dicho municipio con el nombre de quien durante muchos años siempre gritó a los 4 vientos con orgullo dándolo incluso a conocer a nivel nacional e internacional..”Soy de Tamiahua”.

Sergio Lira Gallardo a sus casi seis décadas de existencia sigue siendo un ejemplo para muchas generaciones de lo que es la lucha sin claudicar en perseguir los sueños, llegando a lo más alto en la vida, pero sobretodo manteniendo los pies en la tierra, a pesar de haber vestido camisetas importantes y la propia de la selección mexicana, sumar varios títulos como jugador así como colectivo, nunca se le ha subido el “humo a la cabeza”, siempre atento a la fotografía y el autógrafo, el consejo de como pegarle a la pelota cuando un niño se lo pide, con esa sencillez que lo engrandece en su calidad como personaasí es como surgen los ídolos y se forjan las leyendas…… SERGIO LIRA, EL JAIBO MAYOR, PROFETA EN SU TIERRA.

Nota: Las opiniones que se presentan en esta columna, son responsabilidad única de su autor y no reflejan necesariamente la opinión periodística de arbitros.com.mx.

<< Nota Anterior