Para analizar...

 Por: Profr. Enrique Mendoza Guillén  

Cualquier comparación, es pura coincidencia.

Un árbitro, en la actualidad, para serlo !tiene que parecerlo!.

Parece que en estos tiempos, en algunos medios futbolísticos, se le considera a un árbitro como “bueno” cuando:

a) Lucha por todos los medios, para "quedar bien" con ambos equipos. 

b) Se "adapta" a las circunstancia del juego.

c) Expulsa únicamente cuando falta poco tiempo para terminar el juego y 
“ya todo está decidido”.

d) "Disimula" muy bien sus corajes.

e) No ve ni sanciona más de lo que realmente "le es conveniente".

f) "Permanece sordo" a los insultos que recibe de los jugadores, técnicos y auxiliares.

g) Corre y corre, aunque se sitúe mal para justificar que no vio alguna acción.

h) Trata siempre de estar cerca de la jugada, aunque no marque más penalty que 
"la situación del juego se lo permita", olvidándose de las Reglas de Juego.

i) "Jamás sienta” cuando ha sido agredido por algún jugador.

j) En jugadas comprometidas "consulte a sus asistentes".

k) Sanciona penal "de preferencia" contra los visitantes "mientras puede evitar 
expulsar a jugadores locales.

l) "Reparte sonrisas" entre jugadores y técnicos y a veces hasta manda
besos algún fanático o familiar.

m) "Es amigo” de los jugadores, entrenadores y directicos.

n) Entre más "acentuadas" tenga esas cualidades será mayor su éxito arbitral.

Después de analizar lo anterior Yo me pregunto ¿no será eso lo que buscan para ser un buen “facilitador” del espectáculo llamado futbol?... 

Y ustedes ¿que opinan?... 

Reciban un cordial saludo de su amigo

Enrique Mendoza Guillén