Nota completa...

 Por: Internet  

Recapitulación

Después de los trabajos arbitrales realizados en los cuartos de final, los empleados federativos y la Comisión de Árbitros deberán estar preocupados y ocupados por el pobre rendimiento de los silbantes, sobre todo con el joven Fernando Hernández, quien condujo el Clásico norteño de regreso, en donde nos lo cambiaron en cuanto a su proceder con las tarjetas. ¿Sería que le sugirieron arbitraje a la carta en donde no usara las mencionadas tarjetas, ya que ésas no fueron aplicadas en jugadas que las merecían? Incluso se acobardó en el “empujón” de Jesús Dueñas y el “pechazo” de Carlos Sánchez.

Además, le faltó concentración en la conducción del juego, así como la cooperación de los asistentes y del cuarto oficial, pues jamás se percataron que, de las 28 faltas de los Rayados, ocho fueron sobre Javier Aquino y jamás hizo algo por parar tantas patadas. Esto no entra en la interpretación (criterio) de las reglas, sino en la aplicación. Por tanto, ¿qué enseñanzas les ha impartido el responsable del área técnica? Incluso, habrá que preguntarle a la AMA que si la metodología del salvadoreño Rodolfo Sibrián sí está actualizada, pues recordemos que corrieron a Edgardo Codesal porque no estaba actualizado.

Además, no se debe olvidar la barrida por detrás de Luis Robles en el primero del Clásico tapatío al minuto 81, cuando éste tuvo la fortuna de no provocarle una lesión grave al jugador rojiblanco, y qué decir de la patada en el minuto 85 de Carlos Izquierdoz a Sambueza, a quien, por cierto, también le repartieron faltas: seis de 14 de los laguneros y el silbante Marco Antonio Ortiz sólo amonestó.

Y vaya sorpresa, pues a éste lo premian dándole el juego de ida de la semifinal entre Tigres y Tijuana; se entiende que no hay mucho de dónde escoger, pues sería cinismo que volvieran a usar al tapatío Delgadillo, quien es uno de los lacayos de Roberto García y Francisco Chacón en la política de la Asociación de los Árbitros y ha sacado ventaja de eso.

Para la otra semifinal, entre Toluca y Chivas, usan a Óscar Macías, esperando que mejore en cuanto a carácter, por lo tanto dejarán para los de regreso a Luis Enrique Santander y Erick Yair Miranda, quienes lo hicieron bien en cuartos.

Ni modo, no hay más.

<- Más columnas