Nota completa...

 Por: Internet  

De pena ajena

En la columna Devaluados, hicimos referencia a la falta de confianza por parte de la Comisión hacia los árbitros internacionales, trayendo como consecuencia el usarlos muy poco durante el torneo, incluso, mencioné que Jorge Isaac Rojas podría estar lesionado, motivo por el cual tenía cuatro jornadas sin pitar, pero, ¡oh sorpresa!, este silbante fue a poner de manifiesto la precaria capacidad del arbitraje mexicano e incluida la deshonestidad, ya que junto con los asistentes Marco Quinteros y Alberto Morín, así como el cuarto oficial José Alfredo Peñaloza, al conducir el Haití-Nicaragua, clasificatorio para la Copa de Oro, se equivocaron al amonestar dos veces a un jugador y no expulsándolo, reanudando el juego, pero después de dos o tres minutos le mostraron la tarjeta roja.

 

Hasta ahí se puede considerar error, que es parte de la actividad arbitral, pero en donde ya no cabe ese error es al elaborar la cédula, habiendo deshonestidad de los cuatro, ya que no fue reportado el hecho de las dos tarjetas amarillas sin expulsar de inmediato, motivo por el cual la Comisión de Arbitraje de Concacaf solicitó a la de México inhabilitar a la cuarteta arbitral.

 

De pena ajena, vergonzoso e increíble el proceder de estos silbantes, pues no se nos debe olvidar que al señor Peñaloza y a Morín ya les había sucedido hace un año, 16 de abril del 2016, jornada 14, en aquel juego de Cruz Azul-Santos, cuando le mostraron tres tarjetas amarillas a Joffre Guerrón para expulsarlo. No aprendieron.

 

Pero lo más lamentable es que la Comisión del Futbol Mexicano les ponga una cortina de humo, volviéndose comparsa de este hecho lamentable, ya que en su portal web sólo da a conocer las designaciones de Oscar Macías en Portugal, así como las de Luis Enrique Santander en Panamá, en la Sub 17. Además, ya rehabilitó a Rojas Castillo yPeñaloza Soto al designarlos en la Sub 20, conduciendo América-Atlas y Pachuca-Cruz Azul. Ojalá reporten a los amonestados o lo que haya sucedido en esos partidos, porque si ya falsearon reportes de un juego internacional, bien pueden hacerlo en un juego de categoría inferior.

 

Por lo tanto, señor González Iñárritu, ¿está de acuerdo con el proceder de su árbitro? Porque debo decirle, no hay ninguna diferencia entre el tramposoFernando Guerrero al suplantarse y el proceder de Rojas Castillo y sus auxiliares, porque la honestidad en el arbitraje debe ser clara, diáfana y primordial, y al no tenerla, considero que no pueden pertenecer al arbitraje, pues se pueden equivocar en la conducción de los juegos, pero no ser deshonestos y tramposos, porque entonces ya no habrá confiabilidad al conducir los partidos en México.

 

Además, fájese los pantalones, que no lo amedrente Rojas Castillo al solicitarle por escrito su inhabilitación.

<- Más columnas