Nota completa...

Por: Internet 

"POR QUÉ EL 'PIOJO'... NO"

Los reclamos al cuarto árbitro, a los llamados antiguamente: 'abanderados', al principal árbitro y los interminables insultos que les endilgó a todos ellos no deberían pasar desapercibidos. 

 

Que conste Justino, Decio, que lo que hoy expongo lamentablemente podrían corroborarlo en el Mundial, con este tipo en la banca, se corre el riesgo de hacer el ridículo, a menos que Ricardo Peláez lo 'arrastre' y se lo lleve con él al palco, o que le pongan una camisa de fuerza debajo de elegante 'tacuche'... y un tapabocas, lo mismo a Santiago Baños.

¡Aguas!, están dejando un 'loquito' en el banquillo, que cuando las cosas no ruedan bien no sabe comportarse como un líder ejemplar, confunde lo competitivo, lo 'bravo', con lo insolente y se convierte en un barbaján y lo peor es que no aprende de sus errores en el sentido estrictamente moral y ético, no hablo de lo relativamente simple que encierra la táctica de este deporte. La historia dice que ¡hace 20 años!, a pesar de mi advertencia, sobre la importancia de la estabilidad emocional que debería tener un jugador de selección, al minuto 26 del primer tiempo se hizo expulsar por no tener la capacidad de controlar sus violentos impulsos y agredir, si, ese es el término justo, al hondureño Dolmo Flores.

Este pasaje, esta crónica ya la transcribí hace poco, es del 12 de abril del 1993... la redactó Carlos Trápaga, pero se las 'vuelvo a repetir'... sólo para que reflexionen un poco: 

"EL RATÓN MIGUELITO"... (Dirigida a Miguel Herrera) "Lo malo no fue el cabezazo que le diste a Dolmo... Lo malo no fue esa artera entrada por detrás sobre el mismo jugador hondureño y que dejó a México en inferioridad numérica (desde el minuto 26). Lo malo ni siquiera, es que hayas puesto a tu equipo en difícil situación para obtener una victoria, que era indispensable". 

Lo malo es que digas que fue Dolmo quién te propinó el cabezazo y que tú solamente agachaste la cabeza para defenderte. Y que además, esa jugada en que le pegaste no merecías tarjeta roja. Eso es lo peor. Eso demuestra que de nada valió tu expulsión". Chequen este último renglón... señores, no digan que no fueron advertidos. 

 

Si la comisión disciplinaria fuera una entidad autónoma, atrevida y digna que buscara que su participación realmente correspondiera a la mejoría de nuestro futbol debería poner una sanció ejemplar a este personaje que influye negativamente en algunos jugadores que en los momentos difíciles pierden la cabeza (Sambueza y el Maza Rodríguez, por ejemplo)... porque cuando llegan los triunfos todos somos 'Gandhi'... nobles hasta la impaciencia.

Nota: Las opiniones que se presentan en esta columna, son responsabilidad única de su autor y no reflejan necesariamente la opinión periodística de arbitros.com.mx.